Páginas de la historia 1

Karmatrón libra otra batalla contra el mal

El Universal
Jueves 20 de febrero de 2003

Karmatrón y los transformables es una historieta que por estos días ya irá en su segundo número. Pero aunque su numeración sea tan temprana, no se trata de una historia nueva, pues por ella responden varias decenas de miles de lectores y un autor con cerca de 30 años de experiencia.

Aunque el nombre de Karmatrón , y el de sus compañeros, remite directamente a las series japonesas protagonizadas por seres de metal, Oscar González Loyo, perpetrador de este cómic, ha logrado hacer de la estética del manga y el anime japonés algo más que acción, para ofrecer al público infantil y juvenil un discurso filosófico ágil, divertido y enriquecedor que, difícilmente, se ha visto en otro material para estos lectores marginados.

Bajo el sello editorial ¡KaBoom!, tras casi 12 años de ausencia, este personaje volvió a aparecer el pasado fin de año, en una edición de lujo y en una reelaboración de su historia que seguramente atraerá la atención de los lectores de antaño y los más jóvenes.

"Fue en 1991 cuando Karmatrón dejó de salir, tras 298 capítulos semanales editados por CEPSA: Se trató de una revista independiente que logró vender 100 mil ejemplares sin ninguna clase de ayuda y que sufrió un boicot de los distribuidores cuando se percataron de esto. De repente, sólo fueron distribuidos 15 mil ejemplares de la revista hasta llegar al último número, del cual sólo salieron a la venta 3 mil", explicó en entrevista González Loyo, argumentista y dibujante de esta historieta quien, desde entonces, ha tratado de encontrar la manera de revivirla.

"Durante varios años busqué inversionistas y editoriales que quisieran apoyar el proyecto, pero mientras unos no contaban con la infraestructura suficiente, otros querían apropiarse del personaje, y eso no lo iba a permitir, pues con Karmatrón quiero hacer una historieta honesta, apegada a como la concebí".

Y tras varios intentos (como el malogrado proyecto de Karmatrón en Novelas Gráficas e, incluso, un cómic-videojuego), finalmente la alternativa llegó el pasado año y, tal vez de quien menos se esperaba.

"Por idea de los mismos lectores, se propuso formar una editorial a partir del dinero que ellos depositarían en nuestra cuenta, antes de que el cómic existiera físicamente. Esa fue la única manera de hacerlo, pues desde que la revista dejó de salir en 1991, hemos mantenido contacto con cerca de 20 mil lectores, 5 mil de los cuales se juntaron, depositaron el dinero y con eso pudimos pagar la edición. Lo que incluso muchos colegas no creían, pero ahora vemos que nuestros verdaderos socios son los fans."

"Esto, difícilmente lo hubiera hecho antes, pues pudo tomarse como fraude continúa. Pero ahora, la realidad es que ya tenemos casi asegurado el primer año de edición de Karmatrón , porque muchos de esos mismos lectores pagaron su suscripción anual, con lo cual ya hemos juntado los 120 mil pesos que se necesitan, únicamente, para tirar cada número."

Si bien, en Karmatrón se presenta una batalla futurista clásica entre el bien y el mal, entre la raza suyua y la mental, lo más importante en esta historieta es la gran carga de filosofía que su autor ha transmitido al lector a través de sus personajes. Filosofía e historia maya, japonesa, hindú, además de otros temas como la astrología han logrado una fórmula poco común; la cual, de igual forma, provocó la solidaridad e interés de los lectores para este proyecto que, por el momento, únicamente podrá conseguirse a través de tiendas de cómics y librerías.

"Si el buen camino del proyecto continúa como hasta ahora, en el estudio ¡KaBoom!, para agosto sacaremos un segundo título que se llamará Spectru. El siguiente año saldría otra revista que sería el cómic en el que participarían todos los historietistas que han salido de este estudio, además de que haríamos Novelas Gráficas en blanco y negro y Saskunah , que es sobre un personaje maya. Lo que queremos lograr es construir una microindustria dentro de ¡Ka-Boom!, también para llevarla al extranjero. Actualmente, gracias al Internet, nos han hecho saber que en Venezuela, Colombia, Inglaterra, España y Alemania están interesados en distribuir Karmatrón , por lo que seguramente el tiraje subirá un poco".

A González Loyo se le ha criticado en repetidas ocasiones por su terquedad en mantener al personaje, aun con los problemas editoriales y las transiciones generacionales. Pero para él, esa tenacidad es algo que falta en la industria de la historieta mexicana.

"Si queremos continuar editando Karmatrón es porque vemos que otros personajes extranjeros, a pesar de que no venden grandes cantidades de ejemplares continúan manteniéndose e, incluso, se vuelven personajes clásicos gracias a la preocupación de editores y autores. En México esto casi no sucede, porque a pesar de que hay personajes como Los Supersabios , Rolando el rabioso o Kalimán , sus autores dejaron de hacerlos, y entonces se olvidaron. Yo creo que deberían continuar, porque esa es nuestra cultura".

(Énfasis añadido)

7 comentarios:

JJ87 dijo...

Ojo. 20 de Febrero del 2003. Un día después, yo cumplí 16 años. Hoy tengo 23.

Anónimo dijo...

"Se trató de una revista independiente que logró vender 100 mil ejemplares sin ninguna clase de ayuda y que sufrió un boicot de los distribuidores cuando se percataron de esto."

¿Entonces los distribuidores, que ganan dinero, vaya, distribuyendo revistas se dieron cuenta que una revisat que ellos distribuyían estaba vendiendose bien, por lo tanto ellos ganaban dinero con ello y decidieron por ello debían boicotearla? ¿Cómo es que esto tiene sentido en la cabeza de alguien?


"De repente, sólo fueron distribuidos 15 mil ejemplares de la revista hasta llegar al último número, del cual sólo salieron a la venta 3 mil","

De repente, (¿sin advertencia?) solo fueron distribuidos 15 mil ejemplares en tiendas. ¿Cuantos ejemplares fueron impresos y no fueron distribuidos? O en realidad lo que querias decir era que habías impreso solo 15 mil por que esa era la demanda en ese entonces? ¿salieron a la venta 3 mil, pero cuantos fueron impresos y de esos cuantos fueron distribuidos?

Quien diga que las locuras de Loyo se deban a que ya esta viejo debe entender que estas citas son de 1993. El ya estaba mas alla que aca desde entonces.

"Si queremos continuar editando Karmatrón es porque vemos que otros personajes extranjeros, a pesar de que no venden grandes cantidades de ejemplares continúan manteniéndose e, incluso, se vuelven personajes clásicos gracias a la preocupación de editores y autores."

Muy interesante el concepto de que "si no vendes grandes cantidades pero lo sigues sacando automáticamente se convertirá en un clásico". Así que si me siento a sacar una revista que venda poco durante años, no importa que venda poco, el mero hecho de existir lo convertirá en un "clásico".

Lexell Cassini dijo...

¿Y en qué número van, más de 7 años después?

(plis respóndanme porque la verdad no sé jejeje)

Anónimo dijo...

Lexell, todavía no llegan ni al 12. XD

Ciudadana Herzeleid dijo...

En el 2003 iba en la prepa, y la verdad no hacía a Karmatrón, pero leía a Buba, de José Quintero =)

Kravitz dijo...

Mentira tras mentira... en realidad el trololoyo JAMAS pudo reunir el dinero necesario para soportar el comic un año... muy a huevo juntó para el número uno, y los siguientes salieron con pujidos y milagros hasta que de plano vieron que no se podía. Por eso su sala esta repleta de invendibles. Y claro, a los suscriptores los dejaron colgados con su lana pagada y sin recibir sus comics... si no los han demandado es porque simplemente no han querido hacerlo, pero un trato es un trato y kachun jamás los ha respetado.

Podría concluir diciendo que trololoyo ya va de bajada, pero en realidad esta de bajada desde que tronó el karma semanal.

Pobre wey.

Kravitz

roberto dijo...

PINCHE RATOTA OGL